San Pedro de Ancorados

 

Aunque sabemos poco de sus origenes, tenemos noticias de esta iglesia como sede de una comunidad de monjas franciscanas en época bajomedieval. Luego, en el s. XVI, pasó a depender del convento de santa Clara hasta la desamortización del s. XIX.

En planta destaca por su singularidad el ábside pentagonal, dividido en tramos por semicolumnas y originalmente con cinco ventanas de las que hoy conservamos tres.

La portada, también rehecha en época moderna, mantiene parte de la estructura románica y un hermoso y algo mutilado tímpano de cruces de entrelazos.

 

[googlemap <iframe src=”https://www.google.com/maps/embed?pb=!1m18!1m12!1m3!1d2931.4615817435388!2d-8.414981517853176!3d42.715120115069396!2m3!1f0!2f0!3f0!3m2!1i1024!2i768!4f13.1!3m3!1m2!1s0x0%3A0x0!2zNDLCsDQyJzU0LjUiTiA4wrAyNCc1Mi40Ilc!5e0!3m2!1ses!2ses!4v1414407058967″ width=”670″ height=”300″ frameborder=”0″ style=”border:0″></iframe> ][/googlemap]